No nos volvamos locos

Levantó en las últimas semanas mucho revuelo en las redes un video muy bien hecho, muy interesante y sobre todo muy marketiniano, que es de lo que va al fin y al cabo esta historia.

Este video no daría más de si del simple comentario que he hecho antes si no fuera por el aluvión de comentarios en redes sociales proclamando el video como “la nueva forma de seleccionar de las empresas”. Desde luego me sorprenden mucho la distancia entre el 1.0 y el 2.0, lo que en el mundo offline nadie sabe ni comenta en el mundo online las personas adaptan todo con la velocidad del early adopter deseoso de la llegada de nuevas teconologías para hincarle el diente.

Pues bien, en esta caso voy a ejercer de abogado del diablo. Quienes me conocen y me siguen saben que soy un ferviente defensor y creyente del entorno de la empresa 2.0 o mejor aún, de la sociedad 3.0 que la amiga Mercedes promulga. Ahora bien, creo que los timings son muy importantes y por mas deseosos que estemos de que las cosas cambien (RHevolucionen debería decir) no podemos caer en la idolatría fácil del primer becerro de oro que nos pongan delante.

Creo que en los procesos de selección tambien se debe innovar (y eso que es de las disciplinas dentro de la gestion de personas que más ha avanzado gracias al reclutamiento y la seleccion 2.0) pero someter la elección de un candidato a la votación popular de un campo de futbol cual arena de gladiadores me parece excesivo, ¿o de verdad hay alguien que crea que eso es no solo lógico, si no realista? ¿De verdad alguien cree que el entrevistador debiera simular un infarto para poner a prueba al entrevistado?

Y es que no hay que olvidar que el anuncio de marras, es solo eso, un anuncio. Una entrevista “novelada”, una muy buena realizacion, unas gotitas de toque emotivo… y ¡zas! aquí tienes a unos cuantos pidiendo que las entrevistas se hagan de esta manera.

No, nos aferremos a un producto de marketing brutal (y viral) a un proceso de selección serio, por mas que pueda contener elementos interesantes que nos enseñe que en los procesos se puede (y se debe) innovar.

Experiencias vs. Competencias

Hace unos meses en una entrevista de trabajo con un consultor de una consultora de selección (valga la redundancia) de cuyo nombre prefiero no acordarme, me preguntaba si había tenido experiencia previa en el desempeño de una serie de tareas como contenido de una posición determinada para una gran compañía del sector del retail.

Ante la negativa de mis respuestas a la mayoría de sus preguntas en esas tareas tan específicas, aunque no obtuve la respuesta de una manera directa (otro gran “vicio” de los profesionales de recursos humanos) quede fuera de dicho proceso de selección.

Esto, que puede parecer de perogrullo, no lo es tanto. Yo, como profesional de recursos humanos, sé que aunque una persona no haya desempeñado exactamente esas tareas (cosa al 100% imposible, puesto que no hay dos empresas iguales) pero tiene las aptitudes, actitudes y conocimientos (esto es, las competencias) suficientes para ello está en condiciones de desempeñar un óptimo desempeño de la posición. Más aún, en mi experiencia particular si hay posiciones previas ocupadas muy similares, a lo mejor no tan específicas, pero si lo suficientemente similares para considerarlas indicadoras de mi valía para esa posición en particular.

¿Eres tú a quien busco?

Y, abundando en el tema, existen entrevistas por competencias para exactamente eso: validar la tenencia o no de dichas competencias y en qué medida la persona se adapta a la posición.

Esta anécdota, ya pasada, denota una más de las numerosas malas prácticas que aún siguen perviviendo en este apasionante área. Sé que el causante de esta situación no era el consultor de turno, si no evidentemente su “malvado” cliente, el director de recursos humanos que quería un profesional que sí y solo sí hubiese desempeñado dicha función previamente ¡craso error! ¿No sabía acaso que de esta manera dejaba fuera un rango probablemente alto de profesionales que hubiesen resultado válidos para la búsqueda?

Si, ya sé que no pocas veces la experiencia es requisito si ne qua non para determinadas posiciones, ya sea por la especifidad del entorno, del sector, alguna dificultad particular o simplemente por el alto salario que están dispuestos a pagar, pero otras veces es el puro conformismo o simplemente vagueria la que nos lleva a tomar este tipo de decisiones de buscar al candidato con el “retrato robot”.

Lo ideal, como casi todo, estará en un mix de ambas cosas, de las experiencias y de las competencias, con una horquilla entre ambas que nos permita acertar con el perfil y tener éxito en nuestra búsqueda.

Portales de empleo, redes sociales y otras especies

Esta reflexión viene al caso de que la semana pasada pude asistir a otra de las muchas ponencias/desayunos/jornadas/congresos que se producen en Madrid en los últimos tiempos en torno al mundo 2.0, en este caso en la parcela que afecta a recursos humanos, en reclutamiento y selección para ser mas concretos siendo uno de los participantes el portal Monster y otro de ellos la Compañía Ferrovial, con su responsable de selección y desarrollo Javier Remón al frente, al que tengo que destacar como un comunicador top.

Se hablaba allí, con sus cifras mediante, de como las redes sociales, los móviles y demás tecnología habitual del entorno 2.0 está afectando y transformando la forma en que las organizaciones buscan el talento que necesitan.

Las conclusiones a las que se llegaban eran que, con un crecimiento brutalmente exponencial, con millones y millones de personas conectadas a Internet, con una cada vez mayor presencia de las personas en redes sociales, con cada vez más perfiles en cada vez mas redes (¿Que no es social ya en Internet?) y con la pujanza del móvil como instrumento definitivo de comunicación a todos los niveles en el siglo XXI, siguiendo la acertada premisa que se dijo un par de veces de “hay que ir a pescar donde están los peces”, todo parece indicarnos que hay que ir a buscar candidatos a las redes sociales.

Pues bien, esta afirmación, por obvia que pueda resultar, se encuentra todavía en un estadío muy primitivo, tanto que aun no resulta todo lo eficaz que las cifras se empeñan en demostrar, ni para candidatos ni para reclutadores. Aunque muchas personas abogan por el uso de redes sociales en Internet como el futuro (¿Presente?) por la cantidad de ventajas que incorporan en las que yo mismo veo y creo (inmediatez, relación coste-resultado, relación tiempo-resultado, etc.) cuando nos bajamos del plano teórico al plano terrenal, el del día a día, descubro que como mucho en doscerolandia (lo siento Andres, me encanta el palabro) es algo que aún esta lejano, suena raro, con mucha gente que apenas ni sabe lo que es, resulta en fin, una realidad todavía lejana del presente de muchas personas, especialmente de aquellas que frecuentan las altas esferas de las organizaciones.

Buscando llegar a buen puerto en las redes sociales

Sirva a modo de ejemplo la charla que mantuve hace poco con una persona que conocí en un evento que me contaba que había conseguido una posición importante en una gran compañía del sector de moda mundial. Pobre de mi, infeliz creyente acérrimo del 2.0, le pregunte si había sido a través de LinkedIn, pues tamaña posición no era para menos. “No” fue su lacónica respuesta. “¿Has descubierto  la vacante a través de Twitter, lo que te ha llevado a la pagina de la compañía y ahí has contactado a alguien?”. “No” “¿Un headhunter ha leído tu blog y le ha gustado tu prosa y te ha ofrecido la posición?” “N0” ¿…? “Entonces, ¿Me puedes explicar por favor como lo hiciste?” “Vi el anuncio en Infojobs, aplique junto con otros cientos y bueno, me llamaron, me entrevistaron y conseguí el puesto”. Evidentemente, mi cara debió ser un poema. Mi gozo en un pozo: tanto 2.0, tanto congreso, tanto feliz teórico ¿y es así como finalmente las organizaciones (incluso las grandes) reclutan en España?

Sucede que, aún siendo cada vez mas los convencidos de las bondades de las nuevas tecnologías y por mas que las estadísticas digan que cada vez mas los reclutadores usan redes sociales para la búsqueda de candidatos, en el tejido empresarial español lo que aun pita es el Infojobs de toda la vida, y digo Infojobs como digo Infoempleo o Monster. Ya sea debido a motivos como el precio, el desconocimiento o la falta de profesionales preparados para ello en las organizaciones, en el día a día, entre la charla del café, la crisis y la Eurocopa, cuando los técnicos de selección se sientan delante del ordenador a buscar personas para la organización lo hacen en un porcentaje muy alto usando los mismos medios de hace 10 años, mayormente por mandato directo y expreso de sus responsables (Salvo honrosas excepciones, como es el caso del mencionado Javier Remón).

Diría que nos encontramos en una realidad segmentada en 3 grandes planos de reclutamiento, de punto de encuentro donde compañías y candidatos en búsqueda se cruzan.

  1. En el primer nivel los antiguos portales de empleo, los de toda la vida: Infojobs, Infoempleo, Monster, Laboris, Career Builder, Trabajar, etc. Es posiblemente el espectáculo mas deprimente al que se puede enfrentar una persona buscando empleo por Internet hoy en día, productos anticuados, hijos de otro tiempo que aun no se supieron o pudieron reintentar, pero ¿Para que? El mercado aún les da la razón. Es donde a fecha de hoy más anuncios de empleo puedes encontrar, con sus cientos de candidatos inscritos y una falta absoluta de interacción: tu aplicas y después le pides a tu abuela que te ponga una vela en la iglesia a ver si con su suerte te llaman, o como mínimo que el pobre reclutador de turno sepultado bajo cientos y cientos de candidatos variopintos y muchos inservibles tenga tiempo al menos de descartar tu candidatura para que tu tengas un mínimo y triste feedback del proceso.
  2. En un segundo nivel las redes sociales en plena pujanza luchando por abrir una nueva vía de comunicación bidireccional empresa-candidato mas directa. LinkedIn, Facebook, Xing, Twitter y todos sus add-ons mayoritariamente se pueden encuadrar aquí. Esta realidad como decía aun lejana de la cotidianidad española es la tendencia que los candidatos y empresas van adoptando poco a poco, empujando entre todos por conseguir una mejor puntería del reclutador a la hora de hacer el match candidato-organización por un lado y de capacidad de una mejor comunicación del perfil por parte del candidato.
  3. Por ultimo un tercer nivel de portales de fuente de talento, con una forma novedosa de ofrecer y encontrar personas, tanto a la hora de mostrarse el candidato (tendiendo mas a la demostración de competencias que a la experiencia o formación) como a la hora de buscar las organizaciones (haciendo mas hincapié en el employer branding que en la posición en particular). Es una buena opción que aun esta muy verde y habrá que ver como evoluciona, si los candidatos y empresas les dan una oportunidad. Aquí podemos encontrar portales como Talentous, Mycvbook, Job and talent o Be Known, inicitiava de Monster por diferenciarse y desmarcarse del anquilosado panorama, buceando en un nicho de mercado que les puede posicionar por delante del resto.

Por tanto, triste panorama que veo a fecha de hoy. El pensamiento positivo que puedo extraer es que aún hay mucho camino por recorrer y hay cada vez mas personas interesadas en aprender, avanzar y ahondar en esta nueva realidad que ya tenemos aquí. Con paciencia, esfuerzo y tiempo de las partes implicadas conseguiremos cambiar este aspecto como muchos otros en este nuevo paradigma en el que vivimos.

¡Renovarse o morir!

Café & Jobs: hasta el infinito y mas allá

Aunque hace ya unas semanas que tuvo lugar esta tercera edición, no puedo dejar de hacer un breve comentario acerca de dicho día.

Nuevamente el equipo de Jobbsy consiguió superarse en un evento aún mas grande, con aún mas candidatos y aún mas reclutadores en un emplazamiento aún mayor. Al estilo Hollywoodense de aquellas segundas partes que superan en espectacularidad a la primera, incluso cuando piensas que la primera no se puede superar y si embargo ¡zas! consiguen dejarte boquiabierto.

Candidatos (vía Café & Jobs)
Candidatos (vía Café & Jobs)

Si como ya comente aquí la segunda edición me causo muy buena impresión, esta tercera supero todas mis expectativas. Desde el lugar, que creció hasta convertirse en parte de la planta baja y patio del hotel Rafael Atocha, pasando por la ingente cantidad de personas de diversa índole, procedencia, edad, sector etc. que se acreditaba, hasta la sala donde se llevaban a cabo las entrevistas, con un gran numero de entrevistadores.

La zona de networking también creció situandose en el patio, donde todas las personas que asistimos pudimos charlar en un ambiente muy agradable, disfrutando de un refresco en una tarde primaveral espectacular.

De seguir este evolución (que por lo que me han contando, probablemente será así) no puedo mas que volver a quitarme el sombrero (pues ya lo hice en la anterior) ante esta iniciativa, que lleva camino de convertirse en un éxito sin procedentes (si es que ya no lo es).

En la difícil situación del mercado laboral que vivimos, ademas de ayudar a las personas a incorporarse al mercado laboral o mejorar su situación actual (recordemos, la asistencia al evento es gratuita y todos los entrevistadores tienen procesos reales y abiertos) Javier Sevilla con un gran empuje emprendedor ha encontrado un estupendo nicho de mercado, siendo Café & Jobs un complemento ideal a Jobbsy, buscador de empleo que por otra parte tiene una maravilla de tecnología funcionando por detrás, siendo para mi gusto de los mejores buscadores de empleo en ese sentido.

Espero con impaciencia la cuarta edición, para ver con qué son capaces de sorprendernos los amigos de Café & Jobs.

¡Enhorabuena!

El concepto Pink Slip Party

Hace unas semanas tuve la oportunidad de pasar por segunda vez por la”Pink Slip Party” de Madrid, proyecto detrás del cual están Enrique Brito y Paco Tamayo (y César Dalmau en sus orígenes).

Este evento de carácter totalmente desinteresado (cuyo nombre proviene de la copia rosada del papel autocopiativo que el trabajador conserva cuando le comunican el despido en Estados Unidos) está encaminado a facilitar a las personas la búsqueda de empleo, por lo que hay que reconocer que el nombre del mismo es de una gran ocurrencia.

El formato es el siguiente: en primer lugar hay un ponente, con una charla sobre algún tema relacionado con la búsqueda de empleo. En la anterior ocasión la ponente fue Jane Rodríguez del Tronco con su “Elevator pitch” del cual puedes ver un extracto aquí:

y en esta ultima el ponente fue Pedro Amador con su concepto de búsqueda de la felicidad en el trabajo, que puedes ver íntegramente aquí:

Después de la exposición (debo decir que ambas me gustaron mucho y que los ponentes son de primer nivel) se inicia la parte en la cual hay una serie de reclutadores invitados, los cuales comentan al publico asistente cuales son los perfiles que están buscando en ese momento.

Hecho esto, por ultimo el evento formal se cierra dando paso a una parte mas libre donde cualquier persona puede acercarse libremente a los reclutadores a dejarles su c.v. o simplemente puede dedicarse a hacer networking, charlando con otros asistentes, etc.

Nuevamente , y al igual que me sucedió hace unas semanas con el evento Café & Jobs no me queda mas que dar la enhorabuena a los promotores del evento. Es emocionante descubrir como en esta época tan complicada que estamos viviendo, con tanto talento fuera del sitio donde debería estar, hay iniciativas dispuestas a facilitar y ayudar a las personas y a las organizaciones a poner las cosas como deberían estar: El mejor talento en el lugar donde mas puede aportar.

Atentos porque es un evento de carácter mensual (normalmente el segundo lunes de cada mes), que ademas de Madrid ha empezado a crecer por otras ciudades.

¡Cualquier persona en búsqueda activa de empleo (y aquellos que quieran trabajar su red de networking o ver una buena ponencia) no debería dejar de perdersela!

La segunda edición de Café & Jobs

El pasado martes día 28 pude asistir a la 2ª edición del Café & Jobs en Madrid.

Esta iniciativa consiste en poner en contacto de manera directa, rápida y con ofertas de empleo reales y existentes a profesionales sin empleo o con empleo pero buscando una mejora profesional con reclutadores de diversas compañías, ya sean estas de servicios de búsqueda de profesionales o del departamento de RR.HH. de la propia Compañía.

Supe de este evento hace unas semanas, cuando asistí a un reunión del grupo Pink Slip Party (asunto que requiere de otro post para comentar) del que conocí por LinkedIn y en el cual estaba presente Javier Sevilla, CEO de Jobbsy.com y promotor de la iniciativa. Pese a que el registro de participantes estaba cerrado, al día siguiente se iba a abrir la convocatoria a algunas personas más y me parecia interesante acudir y ver que tipo de trabajo se hacia aquí.

El evento se celebró en una cafetería y es parte de la ideologia del mismo que así sea, de manera que sean varias rápidas entrevistas con el máximo numero de entrevistadores con un cafe de por medio (Café-Y-Trabajos). Si bien es cierto que había muchas personas en el evento (tarde casi 15 minutos en lograr entrar y acreditarme) también es verdad que no era poco el numero de entrevistadores lo que daba lugar a fluidez en las entrevistas.

También en la misma cafetería había un “speakers’ corner”, donde en este caso estaba Maria Luisa Moreno hablando sobre búsqueda de empleo y marca personal, materias en las que es una autoridad.

Puesto que en el momento en que yo llegué todos los entrevistadores estaban ocupados y había bastante gente esperando para hacer entrevistas, preferí esperar un poco a hacer mi turno de entrevistas con Catenon y Talent Search, aun a sabiendas de que no había posiciones abiertas de HR, ya que al llegar y hacer el registro según tu perfil profesional el equipo de Café & Jobs te orienta a las Compañías con las cuales tienes que hacer las entrevistas.

Afortunadamente para mi, fue la mejor opción que pude haber tomado puesto que tuve la oportunidad de conocer y charlar con algunas de las personas que allí estaban. Hablé con candidatos que esperaban su turno para hacer las entrevistas y realmente pude apreciar algo que por otra parte ya sabemos, que es la dura y cruda que es la realidad hoy por hoy para muchas personas en este país. Muchas sin empleo, pero no pocas de las que allí estaban tenían empleo pero con la espada de Damocles pendiendo sobre ellos: con incertidumbre sobre su futuro o simplemente haciendo el trabajo de 2 o 3 personas “y encima no protestes ni levantes la cabeza que te la cortan”. El envilecimiento de las relaciones laborales, una especie de vuelta a los tiempos de la revolución industrial pero en el año 2012.

También pude conversar con parte de las personas que ayudaron a organizar el evento y que son grandes conocedoras de todo lo que esta sucediendo al nivel 2.0 de los recursos humanos ya sea desde la perspectiva de blogueros, coaches, facilitadores, etc. como Rubén García, Jane Rodríguez, o los propios Maria Luisa Moreno o Javier Sevilla. Sus palabras y su sencillez fueron la mayor recompensa que para mi pudo haber aquella tarde.

Sin duda alguna, iniciativas innovadoras y altamente efectivas como esta son bienvenidas dada la situación tan complicada que vivimos en estos días en nuestro pais. Para mi, no solo obedece a la terrible crisis económica que estamos viviendo pero también a que con la llegada del nuevo siglo estamos sufriendo una cambio de paradigma social provocado por el avance de las nuevas tecnologías que hace que todo, incluido el mercado de trabajo, los procesos de selección, las relaciones laborales se tengan que ajustar a los nuevos tiempos; Y de momento, ni muchos candidatos, ni casi ninguna empresa -al menos en este país- están educados para ello.

Estamos todos aprendiendo en una época que sin duda alguna esta siendo -y será aun más- muy emocionante con los nuevos retos que tenemos por delante y tan solo unos pocos días después del derrumbamiento (que aun sigue provocando ruido y polvo a nuestras espaldas) de muchos viejos modelos de estructuras, organizaciones, mentalidades, creencias, etc que han desaparecido o lo harán pronto.

Parece que, ahora si, llegó el siglo XXI y como era de esperar nos cogió a todos un poco verdes en materia de empleo.

¡Hay que ponerse rapidamente al día!