Experiencias vs. Competencias

Hace unos meses en una entrevista de trabajo con un consultor de una consultora de selección (valga la redundancia) de cuyo nombre prefiero no acordarme, me preguntaba si había tenido experiencia previa en el desempeño de una serie de tareas como contenido de una posición determinada para una gran compañía del sector del retail.

Ante la negativa de mis respuestas a la mayoría de sus preguntas en esas tareas tan específicas, aunque no obtuve la respuesta de una manera directa (otro gran “vicio” de los profesionales de recursos humanos) quede fuera de dicho proceso de selección.

Esto, que puede parecer de perogrullo, no lo es tanto. Yo, como profesional de recursos humanos, sé que aunque una persona no haya desempeñado exactamente esas tareas (cosa al 100% imposible, puesto que no hay dos empresas iguales) pero tiene las aptitudes, actitudes y conocimientos (esto es, las competencias) suficientes para ello está en condiciones de desempeñar un óptimo desempeño de la posición. Más aún, en mi experiencia particular si hay posiciones previas ocupadas muy similares, a lo mejor no tan específicas, pero si lo suficientemente similares para considerarlas indicadoras de mi valía para esa posición en particular.

¿Eres tú a quien busco?

Y, abundando en el tema, existen entrevistas por competencias para exactamente eso: validar la tenencia o no de dichas competencias y en qué medida la persona se adapta a la posición.

Esta anécdota, ya pasada, denota una más de las numerosas malas prácticas que aún siguen perviviendo en este apasionante área. Sé que el causante de esta situación no era el consultor de turno, si no evidentemente su “malvado” cliente, el director de recursos humanos que quería un profesional que sí y solo sí hubiese desempeñado dicha función previamente ¡craso error! ¿No sabía acaso que de esta manera dejaba fuera un rango probablemente alto de profesionales que hubiesen resultado válidos para la búsqueda?

Si, ya sé que no pocas veces la experiencia es requisito si ne qua non para determinadas posiciones, ya sea por la especifidad del entorno, del sector, alguna dificultad particular o simplemente por el alto salario que están dispuestos a pagar, pero otras veces es el puro conformismo o simplemente vagueria la que nos lleva a tomar este tipo de decisiones de buscar al candidato con el “retrato robot”.

Lo ideal, como casi todo, estará en un mix de ambas cosas, de las experiencias y de las competencias, con una horquilla entre ambas que nos permita acertar con el perfil y tener éxito en nuestra búsqueda.

Anuncios

5 comentarios en “Experiencias vs. Competencias

  1. Virginia Navarro

    Si, es cierto, Daniel, lo que más me llama la atención de las ofertas de empleo es la especificidad de los conocimientos requeridos, de manera que al final entre unas 150 ofertas, supuestamente ajustadas a tu perfil, con suerte puedes inscribirte en 3 ó 4. Yo me pregunto que es lo que he estado haciendo los últimos 12 años…. Y eso que, te aseguro, yo no opto a puestos de dirección, ni mucho menos. Pero lo cierto es que parece que, aunque tu curriculum parezca gustarle a todo el mundo (eso, al menos, es lo que me dicen) todos los conocimientos adquiridos, competencias desarrolladas, valía profesional, ect, ect, ect… no valen de nada si no conoces específicamente la herramienta de turno solicitada. En fin, seguirimos reciclandonos y buscando… es lo que hay.

    Virginia Navarro

    1. Hola Virginia,
      Efectivamente ese es uno de los detalles que marcan las búsquedas de profesionales hoy en día, incluyendo a los perfiles que no son directivos.
      Esto no es si no un efecto de la situación tan desequilibrada que vivimos en el mercado de trabajo español, con un exceso de oferta de más de 4 millones para una pequeña y lógica demanda dada por factores como la rotación natural.
      Y eso nos lleva a la configuración de la búsqueda de profesionales tan “a la carta” (dada la cantidad y variedad de ellos disponible) que resulta complicado ser elegido. E incluso algo que no he mencionado en el artículo para no alargarme como son las “social skills” son determinantes y examinadas al detalle en los procesos.
      Esto, por ejemplo en el año 2008, donde había una tasa de desempleo cercana al 0% en Madrid hubiese sido impensable.
      Pero no desesperes, los mercados clásicos como el de trabajo se auto regulan, y tarde o temprano (espero lo 2°) volveremos a una situación no tan extrema como ahora con lo que eso conlleva.
      Mientras tanto, no desesperes, todos tenemos un talento útil en un momento y una situación determinada, y ese acabará llegando también para ti ¡No dejes de buscar tu oportunidad!
      Te mando un abrazo,
      D.

  2. Pingback: Experiencias vs. Competencias | PORTALRRHH

  3. Pingback: Experiencias vs. Competencias | Habilidades digitales | Scoop.it

  4. Pingback: Experiencias vs. Competencias | Cualli Lectura y Educación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s